EN ZONA DEL CEREBRO SENTIMIENTOS TRASCENDENTES

EN ZONA DEL CEREBRO SENTIMIENTOS TRASCENDENTES Y ESPIRITUALES

Frente a un novedoso descubrimiento ya surge la inquietud si se procesa a Dios en el cerebro o en el corazón. La gente desearía tener claridad acerca de qué es lo que sucede en la mente y en el alma cuando se produce una experiencia espiritual o un encuentro con Dios. Es necesario hacer esta lectura completa para poder tener una comprensión global.

Recientemente el doctor Cosimo Urgesi, científico neurocirujano de la universidad de Udine en Italia, afirma haber descubierto, juntamente con su equipo, después de haber hecho cirugías de tumores de cáncer en el cerebro de 88 personas, que en la parte parietal posterior del cerebro se encuentra ubicada la región de los sentimientos auto-trascendentes o espirituales. La explicación es que después de producirse lesiones propias de la cirugía, especialmente en pacientes donde hubo que remover neuronas, se redujo el trajín de la actividad natural en esta región del cerebro, pero se aumentó la tendencia hacia las cosas espirituales, sentimientos trascendentes, a creer en milagros y a las experiencias extra sensoriales, lo que no sucedió en pacientes donde solamente se removieron células tumorosas y meningiomas, pero no neuronas. Todo esto fue comprobado científicamente por medio de análisis y tests en los dos grupos de pacientes.

 

Hay dos conclusiones, ambas presentadas por científicos: por una parte que podría modularse biológicamente la auto-trascendencia pero por otro lado: “que el hecho de que el organismo (del ser humano) está preparado de forma innata para albergar sentimientos trascendentales es una prueba de que estos surgen por algún motivo y que Dios está detrás de todo.”

 

Es muy relevante que sea la misma ciencia quien haya establecido el término “SENTIMIENTOS” en la mencionada región cerebral. Además, que dichos sentimientos están relacionados con lo trascendente, lo piadoso, espiritual etc. Sorprendentemente la Biblia ya lo decía y ¡Jesucristo habló de esa relación de interacción entre los sentimientos y la función cerebral y cómo afectan el comportamiento humano! Ya veremos.

 

Inicialmente nuestro análisis a la luz de la Biblia es que el organismo del ser humano no solamente está “preparado” sino diseñado por Dios para albergar sentimientos trascendentes y la segunda es que donde se removieron neuronas y el cerebro redujo la actividad natural pero aumentó los sentimientos espirituales es que Dios en su misericordia protegió el cerebro y reemplazó la actividad natural por la espiritual. En un momento veremos esto con sustentación bíblica. Pero además, como casi siempre ha sucedido, con toda seguridad después de un tiempo si los científicos vuelven a examinar la porción del cerebro de esos pacientes, van a encontrar cambios de morfología que los sorprenderán y seguro se encontrará la explicación de qué fue lo que sucedió con esos cambios desde el punto de vista científico.

 

De todas maneras hay otras cosas misteriosas que a veces suceden en el cerebro del ser humano que quién sabe qué explicación científica pudieran dar los neurólogos, como por ejemplo, hemos orado por personas poseídas por espíritus malignos y después del proceso traumático cuando han sido liberadas y quedan en un estado de paz, felicidad y reposo en Cristo, ellas dicen que no recuerdan nada de lo que sucedió cuando convulsionaron. Personalmente tengo la convicción que Dios en su misericordia protegió su mente. Él providencialmente actuó en su cerebro. ¿Cómo lo explicarían científicamente? Esa es la pregunta. Por otro lado, más adelante veremos desde el punto de vista espiritual por qué pudieron haber aumentado los sentimientos trascendentales y espirituales de los pacientes a los cuales se les practicó la cirugía mencionada.

 

Pseudo científicos afirman que “cerebros dañados” son quienes tienen sentimientos espirituales y trascendentes

Ya hay un grupo que sostiene una teoría muy refutable desde el punto de vista científico y teológico: que las personas profundamente trascendentes, espirituales o piadosas, es porque tienen el cerebro dañado y por lo tanto sufren alucinaciones. Estos pseudo científicos en primer lugar han estado distorsionando el informe original del Dr. Cosimo Urgesi y su equipo. Ni ellos mismos que lo elaboraron son determinativos en ese sentido, cuando lo que sí han afirmado es su descubrimiento sobre el área del cerebro donde pueden albergarse aquellos sentimientos, lo cual en ninguna manera de ser cierto estaría en contradicción a las revelaciones bíblicas, sino todo lo contrario, viene a ser una confirmación científica a la realidad de la interacción entre lo intelectual y lo espiritual en el ser humano, acorde además con lo que dice la Biblia.

 

Quienes afirman esa interpretación distorsionada acerca del daño cerebral en la región parietal posterior, relacionándolo con toda persona que tiene sentimientos trascendentes, lo hacen basados en que al realizar una neurocirugía en el cerebro, como las que hizo el Dr. Cosimo, removiendo neuronas, se produce de todas formas por la invasión quirúrgica una lesión o “daño” y que después de eso fue que aumentaron en esos pacientes los sentimientos hacia lo espiritual, que reiteramos más adelante veremos por qué aumentaron esos sentimientos.

 

Aquí es donde en segundo lugar los neurólogos honestos y también los teólogos nos hacemos la gran pregunta: ¿Cómo es posible o cómo se explica entonces si esa teoría es cierta, que haya tantas multitudes en el planeta con profundos sentimientos trascendentes, espirituales y religiosos pero que no tienen ningún daño cerebral y todo lo contrario, en juiciosos exámenes se ha comprobado el excelente estado de sus cerebros? Además, si es cierto que la gente es piadosa porque tiene atrofias, daños cerebrales, entonces la medicina y particularmente la neurocirugía están frente a una gravísima emergencia mundial, un crucial problema humanitario con millones de millones de cerebros “dañados” de creyentes locos pasivos. Hasta suena ridículo que como mínimo más de dos cuartas partes de la humanidad tengan ese problema ¿verdad?

 

Personas con buen juicio ya se preguntan ¿qué es entonces lo que están haciendo y qué se proponen estos pseudo científicos? Lo que están haciendo es distorsionando el informe neurológico original, afirmando otra cosa distinta y generalizando que los cerebros dañados son los que conciben a Dios. Ellos presentan este concepto como si fuera una verdad científica, pero no solo eso, sino que están forzando de manera malintencionada una interpretación diferente a la de los verdaderos científicos. ¿Y cuál es el propósito?

El único propósito malévolo es tratar de sustentar su falsa teoría para poder afirmar lo que ellos dicen: que “Dios es imaginario” y que quienes creen en Él son personas con deficiencias mentales y de bajo coeficiente intelectual. Seamos directos: Varios de ellos en los foros se identifican abiertamente dedicados al “escepticismo y ateísmo”. No sobra decir que así como hay exageraciones y legalismos religiosos, así también hay legalismos y fanáticos talibanes de la pseudo ciencia pero que actúan a nombre de la ciencia misma.

 

Es oportuno recordar a verdaderos científicos como Albert Einstein, nada menos que el hombre de la famosa fórmula E=mc2 entre muchas otras, quien dijo: “¡Detrás de cada puerta de un nuevo descubrimiento científico que el hombre abre, ENCUENTRA A DIOS!”

 

Relación entre el estudio científico del cerebro y la perspectiva bíblica

 

Conforme al reciente descubrimiento en cuestión, ya que se refiere específicamente a la respuesta del cerebro del ser humano hacia lo trascendente, es ineludible, y aún más, dada la importancia, nos obliga a analizar desde la perspectiva bíblica, la influencia de esos “sentimientos trascendentes” relacionados con las experiencias que vive un cristiano con Dios y luego el proceso del pensamiento y el habla.

Para comenzar a hacerlo, es interesante, a manera de ejemplo ver el caso de un hombre que se destacó por un coeficiente de inteligencia superior. Se ha comprobado que quienes manifiestan “sentimientos trascendentes” hacia Dios van superando progresivamente los niveles de su propio coeficiente intelectual. Veamos algunos aspectos referentes.

 

¿Una mente Superior?

La historia verídica de un funcionario que logró mantenerse en altas posiciones gubernamentales durante tres imperios famosos de la historia mundial, sirve de modelo para ilustrar el caso de coeficientes intelectuales altísimos.

 

Es loable que todos los tres imperios, el Babilónico, el de Media y Persia, que registra la historia en el año 605 A.C. todos conflictivos y llenos de intrigas y asesinatos entre los funcionarios de las cortes, hayan reconocido que un hombre llamado Daniel poseía un cerebro de inteligencia prominente muy por encima del coeficiente intelectual de todos los sátrapas, científicos y astrólogos de las cortes y por lo tanto siempre fue declarado inamovible por cada uno de los reyes. Mientras otros empleados de estos imperios iban cayendo muertos trágicamente uno a uno, Daniel logró sobrevivir de manera providencial a todas las intrigas y las conspiraciones de asesinato en su contra.

 

¿Cuál fue el secreto de un brillante coeficiente intelectual superior?

Lo que distinguía a Daniel, lo que lo hizo diferente a toda la pléyade imperial, a todos los científicos de su época es que era un hombre profundamente espiritual, de sentimientos trascendentes, intensamente piadoso. Un hombre amante y verdaderamente temeroso de Dios, juntamente con su equipo de asesores, tres jóvenes con sus mismas características.

Quedó el registro no solo histórico sino bíblico de la secuencia en estos tres reinados de la vida de Daniel donde se resuelve la pregunta ¿Qué fue lo que marcó la diferencia y cuál fue el secreto para llegar a ese brillante coeficiente intelectual? Veamos brevemente: Primero bajo el Imperio Babilónico el rey Nabucodonosor constructor de los famosos jardines colgantes de Babilonia, una de las 7 maravillas del mundo antiguo, en las pruebas que hizo de la gestión de Daniel en su gobierno encontró un nivel superior de inteligencia elevado a la décima potencia sobre todos los demás funcionarios. Leamos Daniel 1: 17 y 20: “A estos cuatro muchachos Dios les dio conocimiento e inteligencia en todas las letras y ciencias; y Daniel tuvo entendimiento en toda visión y sueños. En todo asunto de sabiduría inteligencia que el rey los consultó, los halló diez veces mejores que todos los magos y astrólogos que había en todo su reino.”

Son innumerables los casos similares que a nivel mundial se han presentado como el de Daniel con una inteligencia dual superior, por una parte en conocimientos científicos naturales y por otra en ciencias divinas espirituales. Volvamos a los escritos bíblicos: “Entonces el secreto fue revelado a Daniel en visión de noche, por lo cual bendijo Daniel al Dios del cielo. Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos porque suyos son el poder y la sabiduría. El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios y la ciencia a los entendidos. El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas y con él mora la luz.” (Daniel 2: 19-22)

Acorde con estas escrituras, en el secreto de un brillante coeficiente intelectual superior de Daniel hay dos palabras claves que muestran el origen de su inteligencia y altísimos conocimientos científicos y espirituales: Dios y revela. Esta misma experiencia se presentó bajo el gobierno del rey Belsazar.

 

¿De un espíritu superior, a una inteligencia superior?

La historia universal registra los reinados de Darío de Media y Ciro de Persia y también la Biblia lo hace. Allí hubo otra conspiración contra Daniel la cual no prosperó y todos resultaron muertos por orden del rey Darío, quien se dio cuenta sin que Daniel hubiera intervenido en lo más mínimo, que había una conspiración contra él. El rey Darío queda sorprendido frente a la inteligencia de Daniel y se abre una nueva revelación acerca de su personalidad que viene a explicar por qué mantuvo una hegemonía sobre todos sus enemigos y por qué tenía una inteligencia superior: simplemente porque él era poseedor o, “porque había en él un espíritu superior”. El breve relato es más que suficiente: “pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas, que gobernasen en todo el reino. Y sobre ellos tres gobernadores, de los cuales Daniel era uno a quienes estos sátrapas diesen cuenta, para que el rey no fuese perjudicado. Pero Daniel mismo era superior a estos sátrapas y gobernadores, porque había en él un espíritu superior; y el rey pensó en ponerlo sobre todo el reino. Y este Daniel prosperó durante el reinado de Darío y durante el reinado de Ciro el persa.” (Daniel 6: 1-3 y 28) Eso lo explica y lo dice todo. Simplemente, en el momento que una persona se rinde con humildad a Dios deja de ser otro del montón y ser convierte en un ser especial dotado de un espíritu superior, con una inteligencia superior. Pero asombra que desde esa posición queda en capacidad de discernir hasta las intenciones y los pensamientos de otros. Pasemos brevemente a enseñanza de Jesús al respecto.

Jesucristo habló de la Interacción entre los Sentimientos y la Función Cerebral

Se mencionó al comienzo el hecho relevante del informe científico que en el cerebro haya una región donde se establecen los “SENTIMIENTOS trascendentes, la tendencia hacia las cosas espirituales”.

Es casi novedoso el hecho que se insiste y aún se va más allá del término pensamientos a sentimientos y que en determinada parte del cerebro se ubica la región no de los pensamientos sino de los “sentimientos auto-trascendentes y espirituales”.

Para enfocar correctamente la interacción entre los sentimientos y la función cerebral, hay una palabra clave de origen hebreo establecida desde el antiguo testamento y es el corazón. Esta palabra, la cual se explica en detalle más adelante, tiene su respectivo significado y Jesucristo la definió como los sentimientos afectivos, lo que se ama, y se traduce también del idioma hebreo como alma. Estas expresiones aún han venido a tener la misma connotación y significado en otros idiomas como el español. Vamos ahora a las conclusiones:

Lo sorprendente de acuerdo a las enseñanzas de Jesús es que los sentimientos o afectos sean buenos o sean malos pueden llegar a cambiar la manera de pensar.

El alma del ser humano, o sea la parte afectiva, se ha llegado a definir como el asiento de las emociones y los sentimientos. Lo que amamos, se relaciona con el cerebro y viene a influir determinantemente en lo que pensamos. Leamos Lucas 6:43-45: “No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. El hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.” Obsérvese como insiste en la expresión tesoro del corazón. Tiene mucho que ver con la conducta humana.

 

Alteraciones en el proceso del pensamiento y el habla con origen en los sentimientos

 

En la escritura anterior también el Señor Jesús enseñó acerca del proceso del pensamiento y el habla con origen en los sentimientos y afectos que nacen en el corazón. ¿Por qué? Primero, es en el corazón donde se albergan buenas o malas cosas que se aman.

Segundo, lo que se ama puede afectar la función cerebral, la manera de pensar. Por ejemplo, una persona que aprendió buenos principios puede terminar refutando por medio de argumentos en contra de sus propios principios, si sus afectos o sea su corazón se ha inclinado hacia algo perverso. Sus sentimientos cambiaron su manera de pensar al punto que hasta renunció a sus principios por ese “tesoro”, ese algo malo que ama. Dentro de este grupo de personas está la galería de los apóstatas. Siempre inventarán argumentos “válidos” para volver atrás, y algo peor, le echarán la culpa a otros de la reincidencia en su maldad. ¿Qué sucedió? Sus malos sentimientos, el amor a lo que albergan, alteraron el proceso de sus pensamientos.

Y tercero en este proceso, el habla: “de la abundancia del corazón (los afectos) habla la boca.” Dijo Jesús. Por eso se insiste que la magistral enseñanza del Señor Jesús es que, la parte afectiva, los sentimientos, lo que se ama, o sea el alma o corazón del ser humano, se relaciona con el cerebro y viene a influir determinantemente no solo en lo que se piensa sino en lo que se dice. A lo que se dice se le llama las confesiones que están basadas en la abundancia de los sentimientos y afectos que hay en el corazón, sean buenos o malos.

 

El corazón, los sentimientos del ser humano están contaminados e inclinados hacia la maldad

Esto sucede por su naturaleza caída. Jesús nos enseñó que el corazón del ser humano está donde se encuentra lo que más ama sea bueno o sea malo. Lucas 12:34: “Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.”

¿Por qué se asocia la palabra corazón en la Biblia con sentimientos? En Marcos 7:21-23 la palabra corazón que el Señor Jesús mencionó, se origina no en el griego cardia sino que procede del hebreo del antiguo testamento leb que significa sentimientos íntimos y pensamientos profundos del Yo, los cuales se hallan contaminados y dominados por el pecado: “Porque de dentro del corazón de los hombres salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos , las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre.”

Es impresionante observar que el Señor Jesús resalta que no es del cerebro que salen los malos pensamientos sino de “dentro del corazón”, o sea, de acuerdo al significado de corazón, es de los sentimientos íntimos.

Otra conclusión: De acuerdo al Señor Jesucristo, los sentimientos íntimos del corazón modifican no solamente los pensamientos profundos del Yo, sino que en forma radical alteran de una forma determinante la conducta humana.

 

La profundidad de la intimidad entre la función cerebral y el alma, los afectos, o en este caso corazón, la describió el Señor Jesús en Mateo 9:4: “Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensasteis mal en vuestros corazones? Observe que el Señor Jesús otra vez dice pensar en el corazón. Los sentimientos, los afectos modulan la forma de pensar. Pero ¿Por qué repetir esta afirmación? Porque no queda duda como una conclusión adicional, que el descubrimiento de la zona del cerebro donde pueden albergarse los “sentimientos trascendentes y espirituales”, ¡es una confirmación científica de lo que ya decía la Biblia sobre la realidad de la interacción entre lo que sucede en el cerebro o sea lo intelectual, los sentimientos y lo espiritual.

 

¿Por qué cuando se perdieron neuronas aumentaron los sentimientos espirituales y trascendentes?

Ha llegado el momento de dar una respuesta a esta pregunta desde la perspectiva bíblica. En el caso mencionado por el científico Cosimo Urgesi dice que cuando se perdieron neuronas en la cirugía de la parte parietal posterior del cerebro, lógicamente disminuyó el trajín de la actividad de la vida natural pero entonces se aumentaron los sentimientos espirituales y trascendentes o del más allá y la tendencia a creer en milagros entre otras.

Está comprobado que entre menos “trajín de la actividad de la vida natural” del ser humano más se aproxima a lo celestial. Son múltiples los casos que sucedieron desde el antiguo testamento a través de toda la Biblia en los cuales personas que se dispusieron a ayunar y orar, recibieron revelaciones celestiales de por ejemplo eventos que sucederían y que no fueron alucinaciones a causa de la debilidad y el hambre como podría afirmar cualquier materialista, y la evidencia es que las cosas que recibieron o vieron se cumplían, sucedían y se siguen cumpliendo, como las visiones proféticas del mismo Daniel. También en Hechos 10: 9-16 Se halla el caso de Pedro quien a medio día, orando en una azotea, mientras le preparaban algo de comer dice la Biblia que le sobrevino un “éxtasis y vio el cielo abierto…” En 2 Corintios 12:2-6 Pablo habla de una experiencia en la cual fue “arrebatado al tercer cielo donde oyó palabras inefables.” Esa es la perspectiva bíblica, creemos que Dios de manera providencial vino a ocupar ese lugar. Dejamos a los neurólogos que terminen de completar su investigación. Algún día quizá podrán descubrir la explicación científica sobre como se alojan esos sentimientos trascendentes en el cerebro. Gran parte de lo que hoy afirman armoniza con las Escrituras.

 

¿Se procesa a Dios en el cerebro o en el corazón?

 

Ambos son correlativos. Parte de la ciencia de Dios es que Él en su diseño del ser humano, le ha dado inteligencia, no lo podemos ignorar, lo ha provisto de neuronas con la increíble capacidad de no solamente almacenar sino también procesar información. Sin embargo con esa información inicial como hemos visto juega un papel determinante el corazón, la parte afectiva, los sentimientos a lo cual se está aproximando ya a reconocer la ciencia. Al respecto por ejemplo, muchos padres se preguntan: ¿Por qué si yo le enseñé buenos principios a mi hijo(a) ahora anda en esos pasos? La información almacenada inicialmente en las neuronas de su cerebro fue modificada por sus sentimientos, al punto de vender sus principios y se alteró radicalmente su conducta, sobre todo si esa información inicial fue solamente teórica y no aprendió el Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” (Lucas 12:30) Es prioritaria además una verdadera conversión a Dios.

Pero definitivamente, solo quienes entran a la dimensión superior, la dimensión espiritual, por encima de la dimensión natural, tienen el privilegio de una inteligencia con un coeficiente superior y un espíritu superior que quienes se quedan en la dimensión natural, no pueden entender estas cosas. Así sean profesionales en lo natural. Lo ideal es tener ambas cosas. Nos atrevemos a profetizar que dentro de poco tiempo Dios le dará la capacidad al ser humano interactuando con la máquina de proyectar como una película sus pensamientos y con los mismos controlar una gran cantidad de aparatos. Ya estamos en los primeros pasos.

 

Por último, solo Dios puede sublimar y limpiar con la sangre de Cristo el corazón humano

 

¿Cómo se entra a esa dimensión superior? Por medio del arrepentimiento. El rey David hizo esta súplica de arrepentimiento y conversión: “Crea en mí, oh Dios un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti y no quites de mí tu Santo Espíritu.” (Salmo 51:10-11); “Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. (Apocalipsis 1:5-6)

 

Este tema de actualidad fue escrito por Urbano Rojas Medina. Si desea opinar con gusto recibimos su comentario haciendo click en Contáctenos.

 

 

Si deseas alguna orientación personal para ti o para algún amigo, visita nuestra sección, Solución a sus problemas. Recomienda esta página a tus contactos.

Buscar



Get the Flash Player to see this player.
Flash Image Rotator Module by Joomlashack.
The Flash Image Rotator module is now 1.5 Ready!
Your CMS just got even better! Upload your images and GO!
NEW transitions and stunning Ken Burns effects for your photos!
This is a FREE module only from Joomlashack!
Image 5 Title